Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Salud / Una buena carcajada y un largo sueño son las mejores curas

Una buena carcajada y un largo sueño son las mejores curas

Una buena carcajada y un largo sueño son las mejores curas

Una buena carcajada y un largo sueño, son los dos mejores remedios para todo, dice un proverbio irlandés. Y de alguna manera, lo cierto es que no le falta razón. ¿Cuántas veces hemos pensado que necesitábamos descansar para encontrarnos mejor y ver las cosas de otra manera?

¿Cuántas veces una gran carcajada nos ha hecho liberar tensiones?
Probablemente la respuesta a ambas preguntas, dé a entender que a lo largo de nuestra vida han sido frecuentes estas situaciones que planteamos. ¿Por qué? Porque la vida a veces nos agota y necesitamos dejar de rendirle cuentas… al menos, dejar de hacerlo emocionalmente.
Como hemos dicho, para hacer frente a la sobrecarga emocional tenemos dos herramientas infalibles: dormir y reír. Hay muchas más, como por ejemplo hacer deporte, pero estas dos están a nuestro alcance cada día y en cualquier circunstancia.

La capacidad del sueño para reiniciar nuestra mente

La capacidad del sueño para reiniciar nuestra mente

El sueño es indispensable para mantener la mente despejada y poder pensar con claridad. De hecho, nuestro cuerpo lo usa para eso: para reiniciarse, recargar energía, replantearse sus ritmos y retomar la vida con más fuerza.

Dado que el sueño es una necesidad básica como puede serlo comer o beber, debemos darle la importancia que realmente tiene. Así, para mantener una correcta higiene de sueño, debemos manejar adecuadamente los puntos que les presentamos a continuación.

• Evitar las bebidas energéticas, la cafeína, el alcohol o el tabaco a partir de las 18 hs. Esto es básico para dormir correctamente.

• Si bien debemos de hacer ejercicio físico con regularidad, debemos procurar que este se realice de tres a cuatro horas antes de ir a dormir.

• No ingerir grandes cantidades de alimentos y/o líquidos antes de acostarse.

• No comer si se despierta durante la noche.

• Mantener una temperatura agradable (no más de 23º), y reducir la luminosidad y los ruidos en el cuarto en el que vayamos a dormir.

• No ir a la cama con hambre.

• Evitar dormir en un colchón muy duro.

• Reducir las siestas.

• Retirar el despertador de la habitación para reducir la ansiedad.

• Ir a la cama sólo cuando se tenga sueño.

• Si a los quince o veinte minutos de acostarse, no logra conciliar el sueño, lo mejor es levantarse y realizar una tarea tranquila, para volver a la cama cuando se tenga ganas de dormir.

• Mantener horarios regulares.

Si hay alguna preocupación que nos ronda por la cabeza, “enchufarnos” unas horas de sueño, nos ayudará a ver las cosas de otra manera.

Una gran carcajada para liberar tensiones

La vida después de una carcajada, se ve de otro color. En esto, como en todo, tiene mucho que ver nuestro cerebro, el cual libera endorfinas cuando lo hacemos, contribuyendo a liberar tensiones y, por lo tanto, a aportar claridad mental y a ayudarnos a solucionar nuestros problemas.

O sea, las endorfinas nos ayudan a disminuir nuestros niveles de estrés y, como es obvio, a sentirnos mucho mejor. Asimismo, soltar una carcajada también alivia nuestros dolores, gracias al efecto de las endorfinas.

Digamos que las endorfinas, contrarrestan el efecto de la hormona del estrés (el cortisol), lo cual ayuda a reducir nuestros sentimientos y pensamientos negativos.

Cuando sintamos que necesitamos una buena carcajada y no sabemos cómo conseguir sonreír, podemos buscar una serie, una película o algún video cómico. También es bueno pasar más tiempo con amigos o familiares, que nos hagan sentir bien. Haciendo esto, será más fácil inyectar el buen humor en nuestra vida.

Reír y dormir, claves para mantener el equilibrio emocional y físico

Reír y dormir: claves para mantener el equilibrio emocional y físico

Es importante que lo tengamos en cuenta, puesto que suele ser una de las cuestiones que más descuidamos en nuestro día a día. A veces, dado que estamos inmersos en la vorágine diaria, no nos permitimos descansar de las preocupaciones, ni relajar tensiones.

Una buena carcajada, nos ayuda a liberar aquellas emociones que tenemos retenidas y que no nos permitimos expresar. Del mismo modo, dormir ejerce un efecto tan relajante y “descontracturante”, que nos puede ayudar a mantener nuestra mente mucho más activa y precisa.


La solución al estrés cotidiano y al malestar emocional, muchas veces está en nuestras manos… o al menos, en cosas bien sencillas. Como hemos visto, tenemos herramientas para conseguir dormir mejor o reírnos con fuerza de la vida… ya no tenemos excusas para no tenerlas en cuenta.



www.lamenteesmaravillosa.com

Agregar un comentario