Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Profesional / Dove invita a las mujeres a levantar su confianza a la hora de emprender

Dove invita a las mujeres a levantar su confianza a la hora de emprender

Dove invita a las mujeres a levantar su confianza a la hora de emprender
Dove consultó a la empresaria gastronómica Elena Tejeira, quien es referente en el campo del emprendimiento femenino en Uruguay y Presidenta de la Organización de Mujeres Empresarias del Uruguay (OMEU)


La actividad emprendedora es uno de los principales motores del desarrollo económico de un país. Sin embargo, según datos estadísticos recabados por el Global Entrepreneurship Monitor en 2015, en Uruguay las mujeres emprenden menos de la mitad que los hombres

¿El motivo?

Según expertos locales, no se debe a falta de interés de las mujeres por la actividad empresarial, tampoco es debido a que las mujeres no tengan la formación necesaria, ni responde a la falta de iniciativas valiosas a la hora de emprender. Por ello, encontrar soluciones para mitigar esta situación es de suma relevancia para no desestimar la mitad del talento de nuestro país. 

De los factores que las mujeres tienen bajo su órbita de control, la principal barrera que resalta como un obstáculo es nada menos que la confianza. Este dato surge a raíz de una consulta que Dove realizó en las últimas semanas a más de 2.450 mujeres uruguayas para conocer mejor los aspectos relevantes a la hora de emprender y los factores que afectan esta decisión

El 93% de las mujeres consultadas afirmaron que les gustaría tener un emprendimiento personal, pero es sabido que llevarlo a la acción requiere un nivel de seguridad, determinación y confianza que no siempre está presente. 

Otros factores como el acceso al financiamiento económico, el miedo al fracaso, la conciliación entre vida familiar y laboral, las habilidades comerciales o de gestión de negocios o la falta de apoyo o modelos de rol también resaltan dentro de los principales obstáculos

Si las mujeres lograran derribar estas barreras, los rubros que destacan dentro de sus principales áreas de interés son gastronomía, moda, arte, educación y deporte. Sectores donde hoy nos vemos limitados en el beneficio del talento.
A partir de estas premisas, Dove anima a las mujeres a reforzar su confianza a la hora de emprender, desde su campaña de antitranspirantes femeninos, con el mensaje #LevantáTuConfianza.

El rol de Dove en la vida de las mujeres uruguayas es ofrecer productos que proponen un cuidado real para una belleza real. Esa belleza tiene en la confianza una de sus principales fuentes de desarrollo, y productos como los antitranspirantes que cumplen un papel clave a la hora de lograr total confianza en una misma. 

Desde 1957, Dove celebra la belleza real de las mujeres a través de su misión social y su campaña mundial por la autoestima. Hoy, 60 años después, avanza en su propósito de ayudar a las mujeres a descubrir la fuerza de su belleza real y crear un mundo donde la autoestima y la confianza sean fuente de seguridad, no de ansiedad, ayudándolas a desarrollar todo su potencial

Para indagar más sobre el tema, Dove consultó a la empresaria gastronómica Elena Tejeira, quien es referente en el campo del emprendimiento femenino en Uruguay y Presidenta de la Organización de Mujeres Empresarias del Uruguay (OMEU). 

Elena Tejeira es una empresaria gastronómica con 30 años de trayectoria, que actualmente dirige la empresa que lleva su nombre y lidera el mercado local en elaboración de servicios de catering para eventos sociales y corporativos. Elena ha logrado establecer su propia planta de elaboración, incorporando un proceso productivo con alto grado de desarrollo tecnológico y cumpliendo con los más altos estándares de calidad.

A los 16 años de edad, Elena Tejeira tuvo que afrontar el duro hecho de que su familia había quebrado económicamente y enfrentaba un desalojo. Esta situación propulsó a que su madre (que para ese momento tenía 50 años) saliera a trabajar por primera vez, lo que dio un empujón a Elena para hacer lo mismo.

Recuerda que sus primeros años de trabajo fueron hostiles, y resalta: “esta etapa de mi vida fue fundamental porque me ayudó a desarrollar un temple diferente, me hizo mucho más fuerte y me preparó mejor para lo que se venía”.

Luego, con 27 años, dos hijas y habiendo perdido su trabajo como consecuencia de que la empresa en la que trabajaba perdió una gran licitación, Elena tuvo que encontrar el modo de colaborar con la economía de su hogar y para ello reconectó con su verdadera pasión: la cocina. Comenzó por anotarse en UTU a estudiar gastronomía para perfeccionar técnicamente algo que hacía por afición y, en paralelo, empezó a producir y vender alfajores caseros, luego tortas para cumpleaños infantiles, que escalaron rápidamente a pedidos de tortas de bodas y luego a servicios de catering. 

“A veces me preguntan cómo empecé a emprender. La verdad es que fue un poco a ensayo y error pero, por sobre todas las cosas, tratando de dejar el miedo a un lado. Creo que en muchas oportunidades las mujeres nos ponemos barreras que no existen y nos limitan a la hora de emprender. Cuando mi pequeño emprendimiento empezó a crecer, rápidamente me topé con la que yo llamo “crisis del frío”: no tenía dónde refrigerar más pedidos, pero tampoco tenía los recursos económicos para adquirir el equipamiento necesario. Ahí tomé la decisión de arrendar heladeras en panaderías del barrio que permitieron continuar mi crecimiento. Mirándolo en retrospectiva, si hubiese parado ahí, no podría haber logrado nada de lo que vino después”.

Frente a esta situación, Elena Tejeira afirma que “es importante que las mujeres confíen en el potencial que tienen ellas y sus emprendimientos, y miren un paso más allá. Las mujeres estamos incluso más preparadas que los hombres: 7 de cada 10 de los empresarios en Uruguay con posgrados son mujeres, y 4 de cada 10 mujeres tienen estudios terciarios, mientras que los hombres es 1 de cada 6”.

La estadística marca que las mujeres siguen emprendiendo menos que los hombres y en 2015 la Tasa de Actividad Emprendedora desmejoró levemente, sin embargo se fortaleció el emprendimiento por oportunidad sobre el emprendimiento por necesidad

Según Global Entrepreneurship Monitor, la Tasa de Actividad Emprendedora por oportunidad se situó en 11% en 2015. El emprendimiento femenino por oportunidad versus por necesidad mejoró notoriamente en 2013, contra los últimos datos de 2006. Solía tener una relación 1:1, por cada emprendimiento iniciado por oportunidad, había 1 por necesidad. Esta situación avanzó para el 2013, y pasó a tener una relación 4:1, cada 4 mujeres emprendiendo por oportunidad, 1 lo hace por necesidad. 

“Es fundamental que las mujeres puedan desarrollar cada vez más su autoestima, trabajar en conectar con su verdadera pasión y fortalecer su talento para estar más preparadas para crecer. Mi mensaje para las mujeres es que, si bien hay barreras propias del sistema que hacen que el camino emprendedor sea más difícil para nosotras, con determinación se pueden superar, confiando en nuestra fuerza interior y pasión”. 

Los mejores momentos de la vida invitan a confiar en una misma; emprender puede ser uno de ellos. Por eso, Dove quiere empoderar y animar a las mujeres a levantar su confianza y seguir sus sueños. 

Gacetilla de Prensa

Agregar un comentario