Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Sexualidad / Cómo encontrar tiempo y disfrutar del sexo cuando se tienen hijos

Cómo encontrar tiempo y disfrutar del sexo cuando se tienen hijos

Cómo encontrar tiempo y disfrutar del sexo cuando se tienen hijos

Es un hecho que la vida de la pareja cambia cuando se tienen hijos. En un principio ya el hecho de tenerlos en la habitación cuando son bebés, hace que el tener sexo sea impensable. Por eso mismo, apenas te animes (y estamos hablando de un par de meses), pasa tu bebé a su habitación.  

Hoy en día con los famosos baby call, no hay riesgos de que no lo sientas si te necesita. Además cuanto antes lo pases, menos problema te generará este tema, ya que para cuando se empiezan a dar cuenta, hace rato que están en su cuarto y se acostumbraron. Si los tienes mucho tiempo, la pasada al cuarto va a ser mucho más dificultosa.

Mantente en forma. No hablamos de kilos menos, hablamos de cómo te sientes con tu cuerpo, pues mientras más a gusto te sientas con tu cuerpo, te sentirás más atractiva y con más deseo. Además, con el ejercicio liberas endorfinas, que son las hormonas que te generan cierta sensación de placer tras realizar cualquier tipo de actividad física, a la vez que aumentan tu apetito sexual. 

 ¡No más tele en el cuarto! Es el enemigo número uno del encuentro íntimo. Sé que puede resultarte muy cómodo mirar la novela, películas o fútbol en el cuarto, pero esto hace que quites tiempo a tu vida íntima con tu pareja. Piensa que por día la gente le dedica al menos un par de horas o más a la televisión, así que cuando no sepas de dónde sacar tiempo, ya sabes que este es el primer lugar a recortar.

Además si miras tele en el dormitorio, empiezas a asociar esta área con otro tipo de actividades que no son sexo y dormir. Cuando quieres acordar, el dormitorio se transforma en un living más para toda la familia y se llena de comida, bebida, hijos alrededor de la cama, etc.  

Cierra siempre la puerta. No caigas en solo cerrarla cuando vas a tener sexo. Si no, te sentirás incómoda, porque vas a pensar que tus hijos se van a dar cuenta y así, si lo haces habitualmente, va a ser visto como un área privada a la que no se entra sin permiso... y nadie distinguirá un día de otro, ya que es algo íntimo que no tienen por qué enterarse. 
Enséñales a tus hijos a tocar y a esperar hasta que les abran. Hay quienes sienten pánico porque con la puerta cerrada no pueden escuchar a los niños... pero como les comentamos antes, cuando son chicos y con la ayuda del baby call, puedes monitorearlos mientras ellos están en otra habitación. Además, es conveniente que establezcan horarios para ir a la cama y los respeten. De esa manera, los chicos estarán más descansados y ustedes tendrán al menos dos horas para reencontrarse. Y recuerden, a no ser que se trate de un caso de emergencia, tus hijos deben saber que no se duerme nunca en la cama con los padres. ¡Preserva ese espacio tan íntimo! 

Si tú no tienes ganas de tener sexo, pero él sí, en lugar de perder tiempo con evasivas y terminar discutiendo, dale la chance de que te motive... muchas veces no se tienen ganas de entrada, pero luego sobrevienen cuando entras en clima. Y si definitivamente no quieres porque te sientes mal, le planteas que lo dejen para el día siguiente.
 
Cuando estén solos durante el día, no dejes pasar esa oportunidad... no tiene que ser siempre en el dormitorio y en la noche: aprovecha los momentos que coinciden en el día, tal vez en la mañana cuando los chicos se fueron al colegio o después del mediodía. No hay que acotar solamente a la noche la vida sexual, ni tampoco al dormitorio... ¡tienes toda la casa para ello!

Planifica. El sábado a la noche quieren estar solos, pero si tienen hijos tendrán que planificarlo con tiempo. Y es que, cuando hay niños de por medio, la espontaneidad se vuelve cada vez más difícil. Acude a las abuelas, cuñadas o amigas del colegio, que suelan invitar a dormir alguna vez y pídeles si pueden retribuirte el favor, y ve cómo puedes arreglar una noche o al menos unas horas solos. 

Una vez que tengas arreglado y planificado esto, comienza a enviarte mensajes con tu esposo que vayan haciendo que ambos entren en clima,y de esta forma, estén deseosos de esa noche tan esperada. Puedes acudir a introducir alguna innovación: recuerda que la rutina es enemiga de la sexualidad. Apela a tu inventiva o acude a lugares donde puedan venderte un aceite para algún masaje relajante o algún gel íntimo, o algo que haga diferente y especial ese encuentro. 

La sexualidad es un aspecto importante en la vida de una pareja: es lo que hace que no sean solamente amigos o socios de vida para criar los hijos. Recuerda que luego los hijos se casan y se van, y tú quedas con tu esposo... por lo que no te sientas culpable por priorizarse ustedes algunas veces. También es un muy buen modelo que trasmiten a sus hijos: que noten que sus padres se quieren y se tienen el uno al otro, más allá de ser padres. 


Ps. Silvia Cardozo
Terapeuta Cognitivo Conductual
Docente del área de sexualidad en Suatec (Sociedad Uruguaya de Analisis y Terapia del Comportamiento)
Mail: ensil@adinet.com.uy

Agregar un comentario